(Capítulo anterior: 4: Velocidad del Sonido)
Importante: Si llegas acá por primera vez, empieza por el capítulo 1. ¡No te spoilees!

-

Juliane Deckard apostó su carrera ese día. En la mañana logró extraer información del más reservado y peligroso millonario del mundo. En la tarde lo denunció en un streaming no autorizado por Interpol, usando el nombre de la organización. En la noche salvó al mismo millonario de ser asesinado.

Tenía una vida interesante.

Juliane llevaba años tras la pista de F Segura de que los datos de sus infoarqueólogos y su instinto darían frutos. Voló a toda velocidad lejos de él, a Interpol Qatar en la ciudad de Doha. Una oficina clandestina del nuevo y poco neutral Interpol. Una necesidad tras el Holocausto.

- ¿Sobrevivió tu amor? - preguntó Camille.

Camille Balestrazzi estaba en la sala de juntas de la oficina, desde donde transmitieron la denuncia contra F. Una mujer ejemplar de la globalización. Parte asiática, parte francesa, parte italiana, parte nigeriana. La jefa y protectora de Juliane en Interpol.

- ¿Ahora F es mi amor? - respondió Juliane.

- ¿Tu obsesión? Le das más atención a él que a mí.

- Él es trabajo, Camille.

- Yo soy trabajo cuando estamos acá, Julie.

- Y lo dejas de ser cuando estamos en casa ¿Por qué estás tan difícil?

- Lo que la princesa del norte quiera - concluyó Camille quitándole la mirada.

Juliane odiaba que la llamaran así.

- No sé si sobrevivió. Es un idiota. Quiere atrapar al francotirador. Vio el streaming, sabe quién soy y qué quiero de él. Esperaba una reacción, pero no así. Estoy monitoreando todo en Internet pero no ha dicho nada.

- ¿Y si lo contactas?

- ¿Y parecer desesperada?

- ¿Ves que es tu amor?

Juliane se puso de pie exasperada y golpeó su cabeza contra la ventana de la oficina. Juliane amaba los lugares altos y este era un segundo piso. Nada que ver más que autos, arena y palmeras.

- ¿Y si el francotirador es mentira? - preguntó Juliane.

- Esto vino de Paris, Julie. Sabes que te quiero. Sabes que cobré todos los favores con los de intel. Tienen vigiladas todas las menciones de tu F en TOR. Varios de nuestros asesinos señuelo recibieron la misma información.

- ¿Quién lo quiere matar? ¿Alguien más sabe lo que nosotros sabemos de él?

- Eso lo sabrás tú Julie. Pero te puedo decir quién tomó el trabajo.

Camille le mostró en el móvil a Juliane un mensaje de la división de inteligencia de Interpol.

"SEAL Team 3, flota del Óceano Índico, US Navy, terroristas."

Juliane se golpeó la cabeza de nuevo contra la ventana.

- F no va a sobrevivir a estos tipos.

Empezó a escribir un mensaje en el móvil pero Camille la detuvo.

- No hay que parecer desesperada ¿Recuerdas?

- ¿Y si lo matan? ¿Y si pierdo dos años de investigación?

- Si F es quien tú crees ¿Sería tan malo que lo mataran?

Juliane se alejó de Camille sin quitarle la mirada.

- No puedo creer que la directora de operaciones clandestinas de Interpol me diga eso.

- Ser pragmática es parte del trabajo, Julie.

El móvil de Camille sonó en ese instante. Camille cambió su actitud a total profesionalismo y proyectó una videollamada en la sala de juntas. Un hombre viejo y serio, acompañado de su asistente, apareció en pantalla. Ambos de corbata, con un logo gigante de Interpol atrás y muchas pantallas, móviles y tablets alumbrando sus rostros.

- Directora Balestrazzi, Agente Deckard.

- Presidente Pike.

Benedict Pike, presidente de Interpol y el ejemplar estereotipo del británico ideal. El Jefe Supremo en llamada directa desde Francia. Juliane llamó la atención de la persona que le daría todo o la detendría para siempre.

- Entiendo la importancia de la misión que ustedes ejecutan día a día - Oh no... - Así que expliquenme ¿Por qué usaron, no sólo el nombre y poder de la agencia, sino nuestras más secretas oficinas para una transmisión no aprobada?

Camille habló fuerte, profesional y decidida.

- Fue mi idea, Presidente, con autorización legal de mi cargo y completa supervisión.

- ¿Representan ustedes a la organización entera? Eso es lo que el mundo cree.

- Es un riesgo calculado, Presidente. No fue mencionada la locación ni...

- ¡El riesgo es exponer su operación en Qatar! El Príncipe Mesías no autoriza nuestra presencia a lo largo del Turf de Abdallah. Seríamos expulsados y ustedes arrestadas.

- Fue una apuesta, Presidente Pike. E igual creemos que el Príncipe nos debe una tras Eritrea y la operación Princesa del Norte.

El asesor de Benedict le habló al oído y mostró imágenes en pantallas fuera del video.

- Ustedes son una unidad especial, Directora Balestrazzi. Interpol no ejecuta, investiga, ni arresta. Somos un camino de cooperación internacional entre fuerzas policiales...

- La realidad del mundo hace a nuestra unidad vital para la Unión Europea - interrumpió Camille.

- Y la Unión es feliz de que ustedes existan, mientras no se enteren de lo que hacen ¿A qué se refiere con Eritrea?

Juliane sabía que Pike creó la oficina de Qatar. Él entendía que si Interpol no actuaba, ninguna nación haría justicia en el mundo tras el Holocausto. El Turf perdona a millonarios criminales. El Continente Bolivariano ignora los derechos humanos de sus ciudadanos. Y China, China era intocable. Pike no quería un reporte, quería ser inspirado.

- ¿Puedo responder? - preguntó Juliane.

- Es todo lo que pido - respondió Pike.

- Eritrea fué el último país de África en unirse al Turf de Abdallah. Una dictadura absoluta, más hermética que la vieja Corea del Norte. Décadas de tráfico de armas por petróleo los hacía difíciles de pacificar.

- Todos sabemos eso.

- Y todos sospechábamos de las atrocidades que cometían. De las historias que se filtraban a Etiopía. Aunque la información real era nula. Mi primer trabajo para la organización fue establecer lo que ocurría y actuar.

Juliane tomó aire, tomó agua, se acomodó la falda y continúo con total seriedad.

- Decidimos infiltrar el país bajo el disfraz de una celebridad con poder.

- ¿Quién?

- La princesa Alexandra de Mónaco.

Benedict Pike recordó por qué prefería no saber nada de Qatar.

- ¿Voluntariamente?

- Le explicamos la misión a la princesa y aceptó feliz.

- ¿Estuvo la heredera al trono de Monaco en Eritrea?

- No señor, yo asumí su identidad y apariencia física con apoyo de la organización.

Juliane esperó una reacción, pero Pike era una pared de concreto. Decidió continuar.

- A lo largo de un año establecí comunicación con el régimen de Eritrea con la excusa de querer conocer su país más de cerca. Creamos la fantasía de que el pasatiempo de la princesa era traficar con esclavos en peleas ilegales.

- ¿Arriesgaron el nombre de una familia real de la Unión?

- La princesa nos dio completa autorización legal, Presidente.

- ¿Valió la pena?

- Usamos una red capturada de tráfico de personas para fingir una transacción entre la princesa de Mónaco y ellos. Eso me llevó a conocer de primera mano la cupula militar y el lider de Eritrea. Siempre acompañada de agentes de la organización como seguridad de la Princesa.

- ¿¡Les vendimos esclavos!?

- No sólo esclavos. El lider prefería fuertemente adolescentes chinas. Una mezcla de agentes y niñas rescatadas que accedieron voluntariamente con garantía de protección.

- ¿Y si fallaban?

- No fallamos. Me aseguré personalmente que el lider de Eritrea nunca estuviera sólo con ellas. Fui convincente en mi papel de Alexandra.

Pike sabía qué significaba "convincente". Todo sonaba increíblemente ilegal y nada conveniente para la organización. El presidente interrumpió la conversación con ojos fríos y aburridos.

- El régimen de Eritrea ya no existe y ellos son parte oficial del Turf hoy. No me cuente detalles, Agente. Vaya al final.

- La Princesa Alexandra logró tal confianza con el dictador que logró penetrar sus anillos de seguridad - respondió Camille para cerrar la historia -. Al llegar a su residencia personal, fue neutralizado. Iniciamos el escape de las niñas y otros elementos de la organización. Tras extraerlo por mar, fue llevado ante la justicia del Turf en Emiratos. No hubo rastro del papel de Interpol en la operación, aunque asumimos que sospechan.

El asistente del Presidente de Interpol tomaba notas y confirmaba que todo fuera verdad.

- Presidente - agregó Camille -. La Agente Deckard también demostró la efectividad de los implantes experimentales para operaciones furtivas.

Benedict Pike se recostó en su costosa silla de diseñador, reflexionó y preguntó.

- ¿Por qué "Princesa del Norte"?

- Es el nombre con el que el Dictador y sus comandantes me llamaban - respondió Juliane segura.

- Algo como esto se filtra a los medios, a Internet, alguien habla.

- La princesa Alexandra coordinó apariciones públicas que la pusieron lejos de la acción. Las fuerzas militares del Turf tomaron control de Eritrea y se quedaron con el crédito. Silenciaron a los que tuvieron contacto conmigo.

- Esto no cambia una realidad. Ni el Turf de Abdallah ni el Príncipe Mesías autorizan nuestra operación legal o clandestina en su territorio.

- ¡Aniquilar el régimen de Eritrea es la definición de por qué Interpol existe! - dijo Juliane con sincera pasión -. Aunque no nos quieran acá, era un pueblo que merecía justicia.

- ¿Capturar al famoso F es justicia?

- Lo es si tengo razón.

- Agente, el anuncio de arresto al CEO de Pornactive nos creará un lío diplomático que no necesitamos.

Camille se puso de pie.

- Señor Presidente, no estoy escuchando un no.

- No empuje su suerte, Directora - respondió Pike apuntandole a la cámara con un dedo -. Ustedes son elementos talentosos, pero tengo a una docena de eurodiputados nerviosos. Inseguros del uso del presupuesto y el poder que representa la organización.

Hora de apostarlo todo.

- ¡Philippe Von Hoenheim! - exclamó Juliane como quitándose un peso de encima.

- ¿Quién?

- El Doctor Philippe es un ciudadano europeo. Ph.D. de la Universidad de Stanford. Especialista en sustancias psicoactivas. Desapareció del radar por un tiempo trabajando para la CIA del viejo Estados Unidos. Reapareció, en retiro, en una casa en Canarias. Hasta hace seis años cuando fue secuestrado.

El asistente interrumpió a Juliane con datos para el Presidente.

- Según nuestra información - respondió Pike - este doctor no fue secuestrado, sino que desapareció.

- El secuestro es una teoría que... - respondió Camille.

- ¡No es una teoría! - gritó Juliane.

- ¡Juliane!

Juliane inhaló y exhaló. Era tan díficil explicar esto.

- Fotos en redes sociales, de otros habitantes de Canarias, muestran un avión sospechoso entrar y salir de la isla en la fecha de su desaparición. Un avión nunca antes visto. Compacto pero con un poder increíble y características de nave militar. No fue capturado por radares españoles, no hay reportes en la policía, nada. Philippe vivía solo y alejado del público.

Juliane compartió las fotos a los móviles de todos.

- No registramos un avistamiento de la aeronave hasta que un día Pornactive es presentada al público. En un streaming mundial con un presupuesto de publicidad gigante. El día que el mundo conoce a F. El CEO de una empresa que vende un nuevo tipo de entretenimiento. Uno que se parece demasiado a una adicción profunda a sustancias psicoactivas.

- Señorita Deckard, ¿Su teoría es que un millonario excéntrico usó su jet privado para secuestrar un químico de la CIA y tráficar una droga en una silla?

- Así es, presidente Pike.

- ¿Tiene más pruebas que unas fotos en Internet?

- ¿De donde sacó el CEO de Pornactive el jet que usa? La teoría del mundo es que F le compró un avión único a China o al Turf. Impractico y especial como estrategia de marketing ¿No es así?

- ¿Y la respuesta es el video borroso que mostró en streaming? Ninguna corte internacional lo aceptaría como prueba si arresta a F.

- El video que mostramos en streaming está degradado a propósito. Tenemos en nuestro poder el video completo.

Benedict suspiró y quitó la mirada. Juliane respondió por él.

- Aquí está el original.

Juliane buscó en su móvil la pieza que convenció a Camille. En la pantalla de todos se reprodujo una grabación, con fecha del 20 de febrero del 2020. Claramente tomada con un teléfono. En una base militar, muchos camarógrafos y periodistas grababan a militares preocupados, entre ellos, F. Un F joven. Un F gordo. Un F arreglado y profesional, pero con un rostro de desesperación, sudor y preocupación.

"No pudo ser Corea del Norte" decía F en el video, mientras explicaba orgulloso lo que todo el planeta ya sospechaba. Que no fueron misiles los causantes del Holocausto.

El camarógrafo graba otros puntos de vista hasta que guardias de seguridad los expulsan del lugar. Es una torre de control. La cámara persigue a F y al grupo afuera de la torre, hasta una pista de aterrizaje. A lo lejos descansaba un avión experimental y un soldado de guardia. En el video, F caminó hacia el soldado, sacó una pistola de su espalda y le disparó en la cabeza. Varios periodistas corren asustados y la cámara se desenfoca. A lo lejos se divisan deslumbrantes explosiones termonucleares.

Al final, la cámara capta cómo el avión despega con mucho poder y desaparece en el cielo, luego el video corta con un último flash de luz.

Juliane devolvió el video al último punto donde F se ve de cerca, acercó la vista a su cintura y mostró una pixelada identificación. F era de la CIA, sin duda.

- El equipo de infoarqueólogos de Interpol Qatar trabajó por meses en recuperar este video. Una microSD destruída, recuperada en Nevada, Estados Unidos. Creemos que es la base Edwards de la Fuerza Aérea de ese país. El avión es el de F. La persona en el video es F, un analista de la CIA.

Juliane respiró profundamente una última vez.

- Esta mañana establecí contacto con el objetivo, tras semanas buscandolo en Abu Dhabi. Fingí ser una turista y logré confirmar que tiene un hermano, llamado Andrés, igual que el piloto del avión experimental. Sospecho que F infiltró la agencia para distraerla. Para engañar al mundo y ejecutar el Holocausto.

- Nada acá se sostendría de pie en una corte internacional. No todo se soluciona arrojando a un Dictador en una costa enemiga.

- Es la mejor pista que tenemos, en años, de quién realmente causó el Holocausto del 2020.

El presidente cortó el video y los minutos más largos de la vida de Juliane empezaron. Bajo la mesa tomó la mano de Camille y ambas apretaron fuerte. Juliane amaba estar en control, segura de si misma. Ahora todo era impotencia, inseguridad, incertidumbre.

- Nos van a denegar todo - dijo Juliane.

- Oh, eso es el mejor escenario. En el peor, cierran Qatar. ¿Qué voy a hacer en Paris si me reasignan? ¿Qué hago con nuestro gato?

- Yo hablo en serio Camille.

Camille se levantó, abrazó a Juliane y le dio un beso en la boca.

- Julie, no hay una agente mejor que tú en la organización. Yo creo en ti. Cree en mi.

El Presidente Pike volvió a la pantalla, mirando a una tablet en vez de a la cámara, semi distraido.

- Creemos que la operación no...

En ese instante, Juliane recibió un mensaje

<F> Lo siento J.

Pike recibió algo al mismo tiempo y reaccionó.

- Gente como F no se queda quieta. Si lo que quería era una reacción, agente Deckard - Pike levantó su móvil a la cámara -, aquí está.

F envió al mundo una dirección web. Juliane la abrió y llegó un streaming en el sitio oficial de Pornactive.

"-- Buenas noches, gente linda de la web que recibió, vía email o pulso, este anuncio especial. Mi nombre es F, un humilde empresario. Alguien más tratando de generar empleo y calidad de vida en el Turf, en Australia y a todos nuestros clientes. --"

F estaba en un taxicóptero siendo grabado por el móvil de alguien más. Tenía mucha sangre en un brazo, estaba despeinado y con la misma ropa con la que Juliane lo vio en la mañana.

"-- La increíblemente atractiva Juliane Deckard me obligó a hablar con ustedes hoy. En un cuestionable uso del dinero de la Unión, su organización Interpol me acusó de robar un scramjet de mi viejo Estados Unidos. Mi avión suborbital. Pero no se contentó con robo, porque según ella, también asesiné a un soldado. Un compatriota caído de mi amado y destruido país. Esto, según ella, me hace complice en el Holocausto Nuclear del 2020. Y quizás más insultante, evasor de impuestos. --"

El video dejaba ver, en las ventanas del taxicóptero, el familiar escenario de Abu Dhabi. F estaba volviendo a casa.

"-- Vengo a confesar, querido planeta, que casi todo es verdad --"

Juliane verificó, por reflejo, que su móvil estuviera grabando todo.

"-- Soy F. Fundador de Pornactive, ex-agente de la CIA, sobreviviente al Holocausto, ladrón de scramjets, emprendedor postapocalíptico y la única esperanza que tienen de saber la verdad. --"

"-- ¿Maté a un soldado? Miren bien el video. En mi opinión todos en ese video se convirtieron en atomos. No le disparé a nadie que no estuviera ya muerto. ¿Me salvé? Sí. Pero no causé el Holocausto. Ni tampoco Corea del Norte.--"

"-- Ahora es mi turno de acusar y culpar. Hoy, tras el anuncio de Interpol, intentaron asesinarme. --"

F mostró en la transmisión la herida de su brazo.

"-- ¿Quizás para callar mi parte en el 2020 como lo sugirió la agente Deckard? ¿No suena muy conveniente? ¿Quizás fue la misma Interpol para crear esa ilusión? Lo cierto es que las grandes fuerzas de seguridad del Turf me protegieron, no la policía del mundo de la agente. --" 

"-- Hago responsable de mi vida a Juliane Deckard y a Interpol. Que por cierto parece que ahora trabaja en tierras del Turf. Sospecho que el Príncipe Mesías 2Pac Abdallah El Cinco no lo aprobará. --"

F dejó de hablar por un momento y miró sonriente a la cámara. El viento del aterrizaje en su edificio agitaba su ropa y dejaba ver aún más la herida sangrante de su hombro.

"-- Bye bye Planeta Tierra, no olviden seguirme en @F --"

La transmisión cerró al tiempo que Juliane destruyó su móvil de un puño.

Maldito F. Maldita ilusión de que valía la pena salvarle la vida. No más credibilidad, no más soporte de la organización. Una carrera entera aplastada por el click de un stream. Maldito F.

Juliane y Camille recordaron que el presidente seguía en la linea. Su rostro proyectado en la sala de reuniones de Interpol Qatar. Con ira, quizás más ira que Juliane. Mirando a la cámara. Mirandolas a los ojos. Tras pocos segundos de silencio, dejó caer su veredicto final.

- Presupuesto aprobado. Operación autorizada. Uso de materiales clasificados permitido. Atrapen al hijo de puta.

(Sigue en el capítulo 6: Mesías.)